viernes, 30 de marzo de 2007

Saddám Husséin: el Majid

El Presidente mártir del Irak fue ahorcado por los yanquis el día de "El Aíd El Adha" ("Gran Fiesta" que celebra el fin de la Peregrinación a La Meca). Estos trataron de hacer pasar a los verdugos por el joven Jeque Móktada Sadr y sus partisanos del Ejército del Mahdi, chiítas que resisten a la ocupación. Tratando así de agudizar la guerra confesional provocada por los atentados indiscriminados contra las masas populares chiítas, obra sobre todo de los servicios especiales saudíes, maestros en la instumentalización de jóvenes musulmanes fanatizados, a quienes desvían de sus objetivos legítimos.

¿Cómo han llegado los yanquis a tales extremos, ilustrados monstruosamente en la cárcel de Abú Ghraib?

Siguen extractos de "Le billet de Carlos", mi artículo de la última página del mensual francés "LA VERITÉ" (La Verdad), correspondiente a Noviembre y Diciembre 2003 y Enero 2004, sobre Irak: "Los iraquíes nunca se someterán a una ocupación extranjera, pagarán con su sangre el precio astronómico de su independencia.

Es proverbial la vocación al sacrificio de los iraquíes. Más de la mitad de los mártires de las operaciones de sacrifico cruzando las fronteras de Palestina, eran iraquíes.

Los voluntarios que llegan del exterior para combatir al yanqui invasor y a sus servidores, serían más útiles en sus propios países, pues en el Irak no hacen falta combatientes de todas las edades, aguerridos en conflictos ininterrumpidos en todos los frentes, interno, en Jordania, en el Golán, en El Líbano y en el Kuwait. Hasta las mujeres han sido entrenadas en el uso de las armas. El material de guerra se haya en cada hogar, según el modelo yugoslavo. Miles de depósitos de armas, municiones y explosivos están repartidos en cantidades gigantescas, inimaginables sobre todo el territorio nacional.

Comunistas, nacionalistas árabes, partidos islámicos chiítas y los Peshmergas en el Kurdistán, entrarán muy pronto en resistencia.

¿Aguatará el yanqui, estará presto a pagar el precio en muertos y heridos, y también financiero de su locura hegemónica? ¡Lo dudo! Lo que sí es seguro es que los iraquíes pagarán la victoria con una sangrienta guerra de liberación doblada de una larga guerra civil de carácter caleidoscópico, tribal y de clanes, de clases, confesional, irredentista, inter et intra-étnico, ideológico....

Los iraquíes combaten por nosotros todos, seamos solidarios con ellos, sin ambages, totalmente.
Conozco al Irak y a los iraquíes, baasistas de todas las tendencias, comunistas, kurdos, nacionalistas árabes, "islamistas", e incluso a calurosos monarquistas. He vivido en Bagdad, donde aún (?) residen cantidad de mis camaradas, y muchos amigos. Saddám Husséin, único jefe de Estado árabe aún de pie, tenía que se eliminado, para desecar la principal fuente de ayuda a la Resistencia palestina, para rodear al Irán completamente, y para impedir la consolidación de un eje estratégico, Teherán-Bagdad-Damasco-Beirut, el cual hubiese desatado la liberación de los países árabes bajo la dominación de los Estados Unidos.

Los colaboracionistas serán aniquilados si no dirigen sus armas contra el ocupante. El yanqui y sus aliados /sirvientes, deben prepararse, les hará falta un puente aéreo para repatriar a sus muertos y heridos.

Los iraquíes, sacrificados por millares, serán enterrados en su tierra sagrada, humus del renacimiento ("baas") de su patria adolorida, indestructible.

Vendido por 25 millones de dólares, exhibido titubeante por el comprador yanqui ante los complacientes medios de comunicación, con desdeño de las Convenciones de Ginebra".


Saddám entra en la Historia como un héroe, digno y valiente frente al enemigo, fiel a sus ideas y a sus tradiciones, heredadas de sus ancestros.La sangrienta actualidad confirma mis escritos premonitorios de hace tres años.

¿Siendo una ofensiva terrestre superior a sus capacidades, el yanqui empantanado, se decidirá a empujar la agresión hasta el Irán? ¿Con bombardeos masivos como en Irak en 1991 y 2003?
Sabiamente, Francia, por la voz de su Presidente, Jacques Chirac, y del antiguo Ministro de Relaciones Exteriores socialista, Roland Dumas, se retira por anticipado de esta engorrosa situación de irresponsable beligerancia yanqui.
Siendo inminente la elección presidencial francesa, ¿podría su resultado cambiar la política iraquí de este país miembro de la OTAN?
¡Con Nicolas Sarkozy, esto es seguro!
¡Con Segolène Royal, sería posible!
¡Espero que no!
En el interés de todos, árabes, persas, kurdos, turcos, franceses, venezolanos...digamos ¡BASTA!

Carlos
Clairvaux, 18/II/2007
"Con mis saludos revolucionarios a los lectores de "Imagen y Comunicación Revolucionaria"