viernes, 13 de abril de 2007

Repatriación para Ilich Ramirez "Carlos"

2 comentarios:

Joseba dijo...

Politica
«Me pidieron ayuda para ejecutar a Carrero Blanco»

Rueda de prensa en la que se dio a conocer la disolución de ETA-pm en 1982. [EFE]

ImprimirEnviar



Publicidad



En los primeros interrogatorios tras ser detenido el verano de 1994, Ilich Ramírez Sánchez justificó su mutismo ante el juez Bruguière por su condición de «jefe de una organización revolucionaria en la que los traidores y los soplones son ejecutados». En esta línea, repitió en varias ocasiones que «jamás he encontrado a miembros de ETA antes de 1995», en alusión a los presos con los que ha coincidido.

Más tarde, cambió de actitud y afirmó: «Solamente a comienzos de los años 70 acepté ir a Madrid cuando revolucionarios franceses e iberoamericanos internacionalistas me pidieron ayudar a ETA para la ejecución del almirante Carrero Blanco». Esta declaración sumarial deja entrever que organizaciones galas y latinas estaban al corriente de la operación Ogro que costó la vida al hombre clave en la planeada sucesión de Franco el 20 de diciembre de 1973, en Madrid.

Carlos aseguró al juez instructor que «tenemos camaradas vascos en la organización». «Hemos sido solidarios, somos solidarios y nuestra Organización de Revolucionarios Internacionalistas será siempre solidaria con nuestros amigos vascos», aseveró.

Pero le hicieron poca gracia las confidencias de Goiburu Mendizabal. Cuando el magistrado le preguntó por el alias de Santiago otorgado al dirigente polimili, eludió la cuestión con una de sus piruetas retóricas. «Santiago es el nombre gallego dado al hermano de Cristo que, según la tradición, estaría enterrado en la ciudad de Santiago de Compostela», replicó Carlos.

Padre espiritual

En su testimonio sumarial, Goiburu explicó que en torno a Ramírez Sánchez, «el único representante de su organización», gravitaban «semimercenarios con el romanticismo de la revolución» y «oportunistas». «Se expresaba en español conmigo y me decía que era solidario de nuestro movimiento. Hablaba mucho y hacía grandes discursos. Pensaba ser el padre espiritual del conjunto de las organizaciones radicales. Era muy desmesurado», recordó.

Ali Al Issawi, El palestino, uno de los dirigentes de la ORI, declaró que el grupo mantenía relaciones con «casi todos los movimientos terroristas mundiales». En especial, mencionó los lazos estrechos con las Brigadas Rojas, el Ejército Rojo japonés y ETA, con la que tenían «relaciones sólidas».

Esto salio en la prensa hace unos dias ¿es verdad?

Anónimo dijo...

El Comandante Carlos es el referente para toda una generación de venezolanos. Deberia estar aquí y no en Europa. Felicidades por el blog.

Ivan